martes, 23 de junio de 2015

Polacos

Junio 7, día 308

Nos levantamos y sin mucha parafernalia empacamos y nos fuimos.

Motos con el Yurt 
El yurt por dentro. 

Lo primero que hicimos fue tratar de irnos a dar un baño, desafortunadamente fracasamos, había una fila de 2 horas. Entonces ellos decidieron que era mejor estar cochinos que esperar todo ese rato. Al fin estuvimos listos para dejar el pueblo a eso de la 1, manejamos una hora al cabo de la cual la Ural del estoniano se daño, el problema era el alternador y era bastante gallo arreglar eso, afortunadamente la moto iba a durar hasta que se descargara la bacteria, aproximadamente otros 100 kilómetros. Igual decidimos buscar un lugar para acampar, lo primero que se nos vino a la mente fue que hace poco habíamos pasado un lago y efectivamente el gps decía que había uno, nos devolvimos y manejamos hasta que el gas decís que estábamos en el lago, pues no! Eso era una manga ahí sin nada de agua. Muy aburridos decidimos ver que mas había en el mapa, encontramos un río a 30 kilómetros de ahí y le preguntamos a estonia si si moto aguantaba, el dijo que si, así que sin mucha confianza en que tal río existiese seguimos.
Afortunadamente encontramos el río y y aprovechando que aún había sol armamos campamento, al rato se acercó otro viajero, el tipo estaba en una tenere 660 modificadisima para rally y nos contó que era de Polonia y andaba en un grupo que si nos molestaba que acamparán a nuestro lado, nosotros les dijimos que no había ningún problema y el se fue a llamarlos. 

Cuando volvió iba con otros 7, todos en motos muy adecuadas y calzadas para el offroad. Nos saludaron muy amablemente y nos contaron que vinieron desde Polonia a recorrer Mongolia por los caminos más malos que pudieran encontrar, que gente tan animada. Después de esto ellos se fueron a armar el campamento y nosotros nos pusimos a cocinar, luego de esto nos fuimos a dormir.