lunes, 11 de mayo de 2015

Pobedy (Victoria)

9 de mayo, día 279 

Un poco de contexto, la guerra desde el punto de vista ruso: 

En junio de 1941 el canciller de Alemania, Adolfo Hitler violo el pacto de no agresión que tenía con la Unión Soviética, Jofef Stalin supuso que las maniobras en la frontera no eran nada mas que ejercicios y por ende no preparo a su país para la guerra. No fue sino hasta 3 días después de que Alemania empezó a marchar en territorio sovietico que el reaccionó y se dio cuenta que Hitler, quien era el mismísimo demonio, había atacado. La ofensiva nazi tenía como objetivos principales tomar, Moscú (la capital), Leningrado (la cuna del comunismo de los rusos) y los montes urales (fuente de petróleo en Rusia). La ofensiva estaba diseñada para que al cabo de unos meses los alemanes entraran victoriosos a Moscú, pero esa proyección fue exageradamente optimista, ellos no contaban con la fuerza de la Unión Soviética y en especial no contaban con la determinación de sus habitantes. Los alemanes llegaron a estar a 30 kilómetros de Moscú, pero los rusos no cedieron, de hecho de esa época es que se origina un dicho que tienen acá cuando tienen una tarea titánica, imposible a ojos de muchos, pero que tienen que realizar, el dicho es "no podemos retirarnos mas, atrás esta Moscú". 

En Leningrado sucedió uno de los hechos más crueles de la guerra, el cerco de Leningrado, los alemanes al ver que no podían tomar la ciudad, la privaron de todos los suministros, este cérco duro 3 años, en los cuales la ración diaria era 125 gramos de pan y un vaso de vodka.

 El Führer, en uno de los momentos más delirantes, decidió que los urales no eran tan importantes como tomar una ciudad sin importancia táctica pero que significaba mucho por su nombre, Stalingrado (en el 61 le cambiaron el nombre a Volgogrado). Pero de nuevo los alemanes subestimaron a los eslavos, estos últimos sacaron fuerza de los más profundo de su historia, recordando desde Alexarder nevsky hasta que ellos fueron los primeros en  derrotar a Napoleón, para así llenarse de valor y creerse que eran capaces de ganar esa batalla, y lo hicieron. El saldo fue alto, más de 2 millones de personas muertas, pero este fue el punto de inflexión de la guerra, fue la primera vez que un ejército alemán era derrotado, incluso Neruda escribió un poema en honor a esta victoria, un nuevo canto de amor a stalingrado: 

" Yo toqué con mis manos la camisa
del crepúsculo azul y derrotado:
ahora toco el alba de la vida
naciendo con el sol de Stalingrado."
 
Después de esta batalla sucedió la batalla de Kurks, otra derrota humillante para los alemanes, después de la cual los alemanes se batirían en retirada hasta llegar al mismísimo Berlín, donde a los ojos atentos del mundo el ejército alemán se rendia incondicionalmente ante el mariscal Zhukov el 8 de mayo de 1945.(9 de mayo en Moscú por la diferencia horaria) con esto finalizó la Segunda Guerra Mundial en Europa, pero para los sovieticos significó mucho mas que eso, eso significaba que se habían salvado del exterminio, habían ganado "la gran guerra patria". El 9 de mayo de cada año recuerdan esta victoria y de igual forma recuerdan y honran a las 27 millones de personas de la Unión Soviética que perdieron la vida en esta contienda, 
 

Mi día:

El sol salió de ruana, el día estaba muy nublado y frío. Salí a las 7:30 am para encontrarme con los motociclistas de club, cuando llegué estaban listos para salir, por poco y me dejan. Sin nada de preámbulos nos asignaron un lugar en la fila pero al ver lo poco decorada que estaba mi moto nos ofreció un palo para colgar la bandera de Colombia que tenemos. Inmediatamente puse la bandera y arrancamos, yo iba de parrillero documentando y mi papá iba manejando. Aunque suene repetitivo lo que mas me sorprendió fue la diversidad, cada cual iba en una moto distinta de un estilo distinto, choppers, superbikes, motos de aventura y hasta cuatrimotos.

La caravana 

Al principio pensé que eramos poquitas motos e íbamos derecho para un desfile pero ¡no! resulto que íbamos era para el punto de encuentro donde iban a llegar muchas más de las 20 que habían.

Somos famosos

Al llegar, el presidente del club nos presentó a varios de los moteros que estaban ahí, y fuimos "motivo" de admiración, uno hasta mando las hijas para que se tomaran foto con nosotros. A mi me parece que el viaje que estamos haciendo es muy bacano y es un gran logro, pero no es gran cosa comparado con los logros que tiene el pueblo ruso en su historia, especialmente lo que estábamos celebrando ese día.

Eso no hicieron sino llegar y llegar motos, unas mas bonitas que otras, pero la que mas me llamó la atención fue esta: 

Una Ural (motocicleta rusa) con una bandera de la Unión Soviética pegada 

la burra

Al cabo de un rato los motores empezaron a rugir, y el líder dio el grito de la salida ¡Spacoina! (por lo menos así lo entendimos nosotros), 2 minutos estaban todos listos para salir, menos nosotros que no estábamos acostumbrados a tal velocidad por ende nos demoramos una eternidad poniéndonos el "disfraz de motociclistas" y salimos de últimos, que pena, que habrán pensado de los colombianos. 

Primer desfile: 

Según habíamos entendido el día anterior íbamos a tomar parte de dos desfiles, uno en una ciudad pequeña y el otro en Volgogrado. 

Este era el de la ciudad pequeña, llegamos y antes de entrar a la zona del desfile había un policía revisando los papeles de cada motociclista, yo estaba estresado porque sabia que si revisaban los papeles de mi moto iba a ser un problema porque están en español y explicarles a los policías todo el cuento es un proceso largo. Al fin estuvimos tan debuenas que justo cuando faltaba un motociclista para nuestro turno el policía se canso y dejo pasar al resto sin revisar nada. 

Justo despues de eso paramos a que los organizadores del evento nos repartieran una cinta con los colores de la orden de San Jorge, esta cinta naranjada y negra, representa la victoria ya que una de las condecoraciones militares mas importantes del antiguo imperio ruso y posteriormente la federación rusa (la condecoracion fue suspendida por Lenin y reinstaurada en 2005), fue creada por Catalina la grande y su nombre completo es "Orden militar e imperial de San Jorge el mártir y victorioso". 

Ahora era tiempo de desfilar, en 3 filas muy organizadas salimos, a la gente no le importó el frío ni la lluvia, había cientos de ellos a los lados, con sus banderas rusas, soviéticas, cintas naranjadas y negras, gorros militares y cientos de cosas alusivas a un nacionalismo merecidamente desmedido. 




Todo sucedió muy rápido, el desfile duro menos de 15 minutos pero yo lo único que le decía a mi papá por el intercom era: que bacano esto.

Luego de terminar ahí montamos bajo la lluvia en una caravana hasta el lugar donde íbamos a almorzar, parqueamos las motos en una zona VIP que nos tenían y cada cual fue a buscar el almuerzo por su cuenta. Nosotros seguimos al Presidente y nos encontramos con un restaurante donde pedimos "Borsh", una sopa tradicional rusa. 

El Borsh acompañado de una ensalada

Al cabo de un rato terminamos y salimos haber como estaba el ambiente afuera, todos los moteros parecían muy animados pero seguía lloviendo. Al no ver ningún movimiento de salida decidimos ir a dar una vuelta viendo las motos que habían unos carros bacanos que habían parqueado al lado de las motos. Había un montón de ladas y uaz, todos listos para el 4x4, al fin despues de 40 o 50 minutos de andar viendo carros nuestro jefe gritó "Spaicona", entonces toco salir disparados a arreglarnos, esta vez nos fue mejor y salimos junto al grupo. 

El segundo desfile: 

Los motores rugían, el ruido de las 100 motos se combinaba mientras recorríamos las calles de Volgogrado, había una euforia colectiva entre los motociclistas, todos estaban en su elemento. Yo parecía en medio de un sueño, la gente saludando, el ruido insoportable, las letras en cirílico, la música de fondo, todo era increíble! Nunca me imagine que presenciaría algo así en mi vida. 


Foto antes del desfile 



El desfile terminó en el complejo del museo de la batalla de stalingrado. 

El complejo esta cubicado en frente del Volga y en esos momentos estaban haciendo una recreación de la parte de la batalla que tuvo lugar en el río, fue asustador, los disparos se oían terribles, si yo me paniquie con escuchar 5 minutos de simulación, no se como fue que esta gente vivió 200 días siendo asediados por los alemanes 20 horas diarias. 

En el fondo esta el museo de la batalla 



Yo me fui a caminar solo un rato, no encontré nada interesante, cuando volví mi papá no estaba por ningún lado, casi no lo encuentro, estaba montado en una tarima en compañía de la gente del club. 

Ahí estaba mi papá

Después de que se bajaron de la tarima estuve hablando con ellos un eso hasta que se aburrieron y decidieron irse para sus casas. 

Foto con la bandera del club de motos


Despidiéndonos del presidente del club

Mi papa y yo decidimos quedarnos y experimentar un poco mas de este ambiente festivo, caminando nos encontramos que estában exponiendo un tanque sovietico destruido, sobre el la gente ponía flores y hasta esto: 

Un mendrugo de pan y un vaso de vodka. 

Seguimos caminando y encontramos una casa que esta tal cual como quedo después de la batalla en 1945. 

La casa estaba llena de huecos de las balas que recibió.

Una busto del mariscal Zhukov lleno de flores. 

Y finalmente vivi esta escena después de encontrarme con un viejo en uniforme de militar: 

Un joven se le acerca al viejo, le entrega un clavel rojo y con sus ojos encharcados le dice enérgicamente ¡gracias!, yo me doy cuenta de la profundidad del suceso, el joven le esta agradeciendo al viejo que gracias a el y su generación Rusia se defendió de la exterminación que le tenían preparada los fascistas. El viejo era uno de los pocos veteranos de la batalla de Stalingrado que aún están vivos



Que honor estar parado al lado de el. 

Depues de ese encuentro casual y con una sonrisa en mi cara quería volver a casa. 

Alistándonos para salir nos encontramos con este Man disfrazado de soldado del ejército rojo.

Al fin decidimos que teníamos energía para una aventura mas ese día, ir a ver la tercera estatua mas grande del mundo, "el llamado de la madre patria".


Al llegar lo primero que noté fue la cantidad de gente, había muchísima y por supuesto vimos en el fondo esa estatua enorme. También vi que muchas personas llevaban fotos de los familiares de ellos que participaron en la gran guerra, que bacano como honran la memoria de esos que hoy nos los acompañan. 



A medida que nos acercábamos pasamos por una serie de parques, cada uno decorado con motivos de guerra y más increíble, todos llenos de flores que la gente dejo ese día. 


Después de ese parque para seguir subiendo había que pasar por una sala en la que hay una serie de nombres (no me quedo muy claro de quien) y en el centro una llama eterna. 

Al salir de ahí teníamos una muy buena vista de la estatua grande y decidimos que no había necesidad de subir mas así que nos devolvimos para la moto a dirigirnos para la casa, estábamos cansadisimos. 

En nuestro camino a casa ví unas tribunas que me llamaron la atención, yo sabia que iba a haber un concierto pero hayas ese momento no tenía muy claro de en donde, en un ultimo esfuerzo decidimos ir al concierto.








El concierto fue una mezcla de teatro y canto en donde se representaban los hechos más significativos de la guerra y termino con un show de fuegos artificiales. 

En ese punto yo estaba acabado, no daba mas, fuimos hasta donde estaba parqueada la moto como por instinto y de ahí por medio de un trafico terrible llegamos a la casa a las 11 y no paso mucho tiempo para que me acostara a dormir.