lunes, 18 de mayo de 2015

Pinos

Mayo 17, día 287 

Me levante tarde y luego de una empacada letárgica nos propusimos salir, desafortunadamente de largo a llover y decidimos esperar un rato a que escampara. Mientras esperábamos, stephano nos dijo que el sabia donde podía mías comprar un impermeable bueno para mis piernas, anotamos la dirección y mamamos gallo un rato hasta que la lluvia paró. 


Salimos y estuvimos hasta debuenas porque el lugar quedaba de salida de la ciudad, al entrar me dieron un tour por la tienda me mostraron todos los pantalones que tenían pero ninguno me servia (específicamente no cabían por encima de las botas) así que me resigne y salí. Afuera vi que el clima seguía muy malo entonces me puse lo que quedaba de mi impermeable, lo cual me tardo demasiado (15 minutos), ya me estaba montando a la moto cuando de la tienda salió un Man corriendo y mostrando un pantalón, resulta que yo no se de donde sacaron un pantalón que no estaba en exhibición, era perfecto ! Lo compramos y me lo llevé puesto! 

El recorrido empezó por carretera muy derecha y aburrida, nada que ver y lo peor de todo es que estaba lloviendo a cántaros, pero yo andaba muy contento, tenía todo el cuerpo seco. Al rato paramos a echar gasolina y comer algo, yo pedí borsh y mi papa pidió un pescado ahí, por pedir me refiero a que había un bufet y señalamos. 


El resto del día la carretera fue medio curveada pasando por muchas pineras y plantaciones de árboles


Llegamos a Chelyabinsk a eso de las 6 en medio de un aguacero, afortunadamente una couch Surfer nos recibió en su casa, nos instalamos y nos dedicamos a descansar lo que quedaba del día.