martes, 12 de mayo de 2015

La maldita lluvia

Mayo 11, día 281 

Hoy teníamos que dejar Volgogrado, y empezar nuestro viaje al Este, DepUes de empacar nos despedimos de Sergey y su esposa, que gran familia, quede infinitamente agradecido con su hospitalidad. 


Justo antes de salir empezó a llover, aun así estaba tarde y no tuvimos mas remedio que salir con llúvia. La salida de la ciudad fue larga y aburridora. Pero Las siguientes 3 horas después de la cuidad se pueden resumir en 3 palabras: frío, lluvia y granizo. Durante ese tiempo no paramos ni una vez, no había nada que hacer y teníamos la esperanza de que mas adelante el clima estuviera mejor. Al cabo de 230 km de un momento a otro se me acabó la carretera, ahí si toco parar ! 

En el fondo se nota que la carretera llega al agua

El GPS y unos mapas que habíamos comprado decían que en ese lugar había un puente, Google maps decía que no, pero nosotros le creímos a los primeros y estábamos esperando un súper puente, pues nada, no había nada ! Lo mejor que pudimos hacer fue hablar con una gente que había ahí que nos indicó que para cruzar teníamos que devolvernos 40 km y voltear a la derecha, había un Ferry a las 4:30 pm, nosotros ni la pensamos, salimos de una a buscar el Ferry. Al cabo de 45 minutos encontramos una fila de carros en una carretera que daba al río, supusimos que era el Ferry y con ayuda de Google translate constate que efectivamente salía a las 4:30. Eran las 4 y mientras me relajaba y orinaba me di cuenta que el frío que tenía en las piernas y los pies no era por el ambiente sino porque estaban empapados ! No se como se entró el agua, yo tenía impermeable puesto y le botas tienen goretex, pero bueno, le conté a mi papa y el me dijo que pailas. Al rato llego el Ferry y nos montamos. 



Cruzar el Volga se tarda 30 minutos, después de los cuales llegamos a una ciudad, nosotros nos bajamos de una y salimos en dirección norte, en las afuera de la ciudad paramos en una bomba a tanquear, mientras se llenaba el tanque noté que al lado había un hotel. Como yo estaba todo mojado a mi papá se le ocurrió que esa noche podríamos dormir en el y así poder secar mis cosas, a mi me pareció una idea genial, preguntamos cuando costaba la noche, 15 dólares, lo mismo que cuesta una habitación de condiciones similares en Suramérica, así que la tomamos. 

En frente del parador

Tan pronto me dieron la piesa lo que hice fue quitarme todo y ponerlo a secar, solo me faltaba algo con que secar las botas, salí a la recepción y luego de una explicación interesante la gente del hotel me vendió 2 rollos de papel higiénico, volví a la habitación, le metí dos tacos de papel a las botas y volví a salí a buscar comida. 

El "hotel" tenía un restaurante así que nos sentamos ahí y vimos como pasaban con un par de sopas para la mesa del lado, se veían buenas entonces pedimos lo mismo.

Nos trajeron dos sopas, mi papá fue a la fija y se comió la que ya conocíamos (borsh) yo me comí esa blanca! 

Como dirían los españoles, menuda sorpresa la que me lleve cuando tome la primera cucharada, era una sopa fría, yo siempre había comido sopas calientes, fuera de lo fría estaba llena de vegetales y tenía un fuerte sabor amargo, muy buena. 

Después de terminar de comer nos quedamos un rato leyendo y tomando té y luego a dormir ! 

Mañana voy a poder seguir seco y gracias a un poco de piense descubrí como que se filtró el agua así que espero que no vuelva a pasar