sábado, 23 de mayo de 2015

Sur de Rusia

Mayo 19, 20, 21 y 22. Días 289, 290, 291 y 292. 

Día primero: 
Con mucho pesar dejamos la casa de Daria, la meta ese día eran 300 km hasta Kurgan. 


Los primeros 200 km transcurrieron de manera muy calmada, paisaje monótono y un cielo aterrador sentimos que el aguacero se iba a largar en cualquier momento, pero hasta nuestra primera parada llegamos secos ! 

Paramos en un café un rato a comer algo y a hacer tiempo ya que la persona que nos iba a hospedar solo llegaba a su casa a eso de las 6 y apenas eran las 3. Después de una hora de dormitar y comer salimos de nuevo. Llegamos a Kurgan a las 6:30. Nuestra anfitriona era Svetlana, una rusa que lo que mas le gusta en la vida es viajar, nos contó de sus aventuras por Singapur, Portugal, Indonesia... Entre otras. Además nos dio comida ! Unas gachas de avena con mantequilla, bastante buenas aunque algo raras. Con el estomago lleno nos fuimos a dormir!

Día segundo: 
Nos toco levantarnos a las 7:30, muy temprano para mi gusto, pero nuestra anfitriona se tenía que ir temprano entonces ni modo. 


Fuimos por las motos y nos despedimos de ella, la meta de ese día eran 350 km hasta un pueblo que se llama Ishim. 

Salimos de Kurgan en medio de una lluvia suave y muy molesta, el ambiente estaba muy frío y aburridor. Al cabo de 100 km hicimos nuestra primera parada.



Paramos en un café a recargar baterías tomando algo caliente y comiendo unas galletas igualitas a las wafer, al rato seguimos, lo maluco es que seguía lloviendo y no teníamos prospecto de mejora así que duramos menos de 100 kilómetros esta vez, paramos a buscar almuerzo en otro café, es sorprendente la cantidad de cafés que hay cerca a los pueblos, es igualmente sorprendente los pocos que hay entre ellos.

Me comí mi ración diaria de borsh, que delicia ! 

En este café estuvimos casi 2 horas esperando a que declamara la lluvia, pero el clima no mejoro así que seguimos. 

La carretera el resto de la tarde fue aburridora por la falta de cosas que ver y en especial porque el ambiente estaba frío(menos de 10 grados). 

A las 6 de la tarde llegamos a Ishim, Maxim, un motociclista, nos recibió en su casa. Lo increíble de este Man es que no hablaba ni papa de inglés entonces solo nos podíamos comunicar por el traductor de Google. Apenas guardamos las motos nos dijo que nos cambiáramos que íbamos a salir a dar una vuelta, antes de salir nos ofreció un poco de borsh acompañado de tequila ! Y pues como le íbamos a decir que no ! 


Luego de esto nos dio una vuelta por la cuidad, lo único que había para ver era una iglesia ortodoxa.

Pedro y Maxim en la entrada a la iglesia. 

Luego de tremendo tour volvimos a la casa ya si a comer de verdad. La comida fue un gulash de res acompasado con papas al horno,  berracamente simple y bueno, luego de la comida Maxim trato en repetidas ocasiones de darnos más tequila pero con mucha determinación rechazamos esa oferta, teníamos que manejar al otro día. 

Día tercero: 

Nos levantamos y Maxim nos dio desayuno, nada especial. Ese día le habíamos dicho que teníamos que cambiar una llanta, le íbamos a poner una llanta nueva a la moto de mi papa atrás. El nos dijo que nos iba a llevar a un taller donde nos colaboraban con eso, llegamos al taller y les ayudamos a bajar la llanta, luego ellos pusieron la llanta nueva pero nada que eran capaces de poner bien el neumático. 

3 personas para poner un neumático.

En esas se pasaron casi una hora, que sufrimiento para ponerlo. 


Finalmente pusimos de nuevo la llanta en la moto, nos despedimos y tratamos de pagar, no hubo poder humano de que aceptaran plata. Maxim nos acompaño hasta las afueras de la ciudad donde continuamos el camino en dirección a Omsk. 


Durante el día no paso nada interesante, no había nada que ver y solo paramos a almorzar en un café al lado de la carretera.

El almuerzo fue un plato de esto, papas y carne cubiertas con huevo, queso, grasa y quien sabe que mas. 

Ya descansados seguimos y en medio de una brisa suave llegamos a Omsk, la ciudad olía a pantano mojado cochino (mierda). Sin mucha dificultad llegamos a la casa de Igor, un ruso que nos iba a recibir acá, Ahí nos dijo que no nos iba a hospedar en la casa sino en una casita de verano que tiene en las afueras de la ciudad. Llegamos a la casita y lo primero que hicieron fue darnos comida, una sopa georgiana, tenía un muy buen gusto era como una sopa de letras muy espesa y algo picante. 

Al cabo de un rato el man nos dijo que íbamos a hacer una sesión de sauna, yo con ese cansancio, frío y sueño acepte de una. En la casa de verano Igor tiene su propio Sauna ruso, al entrar hay una piecita para uno desvestirse, mi papá paso primero y se quedo en bóxers, el Man lo miro extrañado y le dijo "se va a bañar en ropa?"-si- "que raro", yo miré como raro pero no dije nada, de una me di cuenta de a que se refería Igor, el estaba en bola al lado de nosotros. A continuación le dijo a mi papa que entraran al sauna y me dijo a mi que mecambiara  y que entrara, ya estando ahí yo dije que que bobada y también me desvestí del todo, entré al sauna y ahí estaba Igor diciéndole a mi papa que hoy estaba medio frío, que el ambiente estaba "solo" a 80 grados. Después de sudar un rato salimos a enfriarnos, el ambiente afuera estaba a 8 grados entonces la diferencia de temperatura se siente mucho, pero eso no es nada, nos contó Igor que los rusos mas arrechos salen de los saunas en pleno invierno cuando la temperatura es de -40 grados, mis respetos a esos señores. Volviendo al tema, después de la refrescada era tiempo de el masaje con madera, el masaje resultó se que cojen un ramo de lo que creo es laurel, lo mojan y le empiezan a pegar a uno, se siente como un ardor con cada golpe pero al cabo de un rato se le coje el sabor. Luego de esto la sesión termina con una ducha para quitarse el sudor, una gran experiencia. 

Al rato nos tomamos un té con Igor, el se fue para su casa con su esposa y yo me quede con mi papa charlando un rato y finalmente completamente exausto me fui a dormir. 


Día 4: 

Fui capaz de abrir los ojos a las 11 de la mañana, me levanté desayune algo y salimos para el pueblo, teníamos que comprar agua de batería. Paramos en la primera bomba que vimos, con tan. Ir a suerte que ahí la vendían, procedimos a devolvernos para la casa pero vimos un café en el camino y paramos a tomar algo de té y quemar tiempo. 

En el café estuvimos 3 horas, no es que tuviéramos mucho para hacer en la casa. Al volver a la casa desarmamos mi moto y rellenamos el liquido de batería, luego sacamos los filtros de aire y los lavamos. Mientras hacíamos esto llego Igor, su señora y su hermano.


El desbarate 



Ellos tenían planes de hacer comida especial para nosotros y nosotros les ayudamos a prepararla (por ayudamos quiero decir que los miramos de cerca). En esas me dijo el hermano de Igor que el sauna estaba caliente que si me quería meter, yo le dije que de una y estuve ahí relajado un rato , el ambiente hoy estaba a 90 grados, que infierno. Al rato me llamaron s comer entonces me tocó salirme.  

Con Max el hermano de Igor 

La comida estuvo muy buena, carne de cerdo asada en una salsa de cebolla, pan y vodka. 


Después de comer estuvimos charlando otro rato y de nuevo ellos se fueron para la casa y nosotros nos fuimos a descansar.