martes, 19 de mayo de 2015

Chelyabinsk

Mayo 18, día 288 

Mi sueño se vio interrumpido a las 7:50 am por Daria, la persona que nos estaba hospedando, resulta que teníamos que ir a recoger las motos en el lugar que las guardaban de noche, no me quedo muy claro porque pero había que hacerlo, fuimos movimos las motos para el frente del edificio y vovi a dormir, a eso de las 11 fui capaz de levantarme. Desayuné y no recuerdo muy bien en que ocupe las siguientes 3 horas, el caso es que a las 3 pm Daria nos dijo que saliéramos a dar una vuelta por la ciudad. 

Tomamos un bus increíblemente parecido a cualquier bus promedio de colombia, con la diferencia que el precio era mucho menor (aproximadamente 800 pesos por persona). Al cabo de 30 minutos nos bajamos del bus y empezamos el recorrido a pie por la ciudad. 

Chelyabinsk es reconocido por varias cosas pero estas dos me llamaron la atención, primero porque tenía un alcalde loco por las fuentes y mando a hacer un montón en la ciudad, la epítome de esa locura fue una fuente en la mitad del río que atraviesa el centro. La segunda es que en esta ciudad cayó un meteorito enorme en 2013, se estima que al entrar a la atmósfera pesaba 13000 toneladas, además alcanzó una velocidad de Mach 40 y la velocidad de impacto fue de Mach 0.6, estuvieron como de buenas que el pedazo principal del asteroide impacto un lago congelado y no el centro de la ciudad, eso si, la onda de choque dañó 7200 edificios y aporreo un resto de gente. 

La fuente en el río 

Este es el museo de la region, acá esta el meteorito, pero no habían ánimos para entrar. 

Seguimos caminando y nos encontramos con una estatua dedicada a los maestros, no me canso de repetir que sería muy bacano (y bueno para el país) que en Colombia los quisieran igual. 


Como en toda ciudad rusa medio importante hay un monumento que conmemora la victoria sobre los facistas alemanes. 


También hay una escultura de unos dromedarios, el animal que representa esta región, lo curioso es que actualmente no hay ninguno acá! Pero es representativo porque en tiempos inmemoriales por lo que hoy es Chelyabinsk pasaban caravanas de camellos provenientes de Oriente que se dirigían a la parte europea de este país.

Una de las cosas que hay que ver aquí es una estatua enorme de Lenin, lo único increíble de ella es el tamaño. 

En ese punto, ya estábamos cansados y mas importante, hambriaos, entonces Daria nos dijo que fuéramos a comer algo, nos recomendó una pizzería que dijo era buena, barata y mucha ! Yo estabas esperando que nos llevará a un lugar tradicional ruso pero ya que llevamos comiendo mucha comida rusa estas dos semanas algo mas internacional/chatarra también se agradece. 

La pizza. 

Ya con la barriga llena fuimos a recorrer el resto de la ciudad, lo primero fue "la esfera del amor" una construcción en donde van normalmente los recién casados, se toman fotos y dejan un candado sellando su amor. 

La esfera del amor. 

De ahí seguimos caminando en dirección a la calle de las universidades, como se pueden imaginar es una calle llena de universidades. La que mas me llamó la atención fue esta, 

Se le nota la arquitectura comunista. 

Para rematar el día Daria nos llevó a un parque muy bonito que hay en el centro de la ciudad, siento que en Colombia faltan estos espacios verdes gratuitos para uno irse a relajar, pasear, integrarse y respirar algo de aire fresco, ojalá se logre esto con los parques del río en Medellín. 



Después de pasear un rato por el parque decidimos que había sido suficiente turismo y nos dispusimos a ir a la parada de bus, en ese momento noté que Daria estaba caminando como raro, resultó que estaba estrenando zapatos y eran lo mas incomodos del mundo, que pesar, increíble que se los haya aguantado 5 horas para podernos mostrar su ciudad, que amor de persona. 

Con Daria

Al llegar a la casa, nos quitamos los zapatos, la pobre Daria dio un grito de alegría y como si lo que había hecho todo el día fuera poco se ofreció a hacer la comida, aceptamos y ella cocinó unos spaghetti son queso deliciosos. 

Después de comer, mi papá se puso a ver una película y yo me puse a escribir. Ya por la noche me fui a dormir contento de la vida y especialmente contento con la gente tan bacana que uno conoce en couchsurfing