domingo, 31 de mayo de 2015

Ajustes para Mongolia

Mayo 28, día 298

Ayer llegamos a la casa de diana una rusa que nos hospedo en gorno altaisk, una ciudad a 450 km de novosibirsk y a 450 kilómetros de el borde con Mongolia. 

El día de hoy teníamos que hacer los últimos ajustes en las motos para dejarlas listas para Mongolia, después de desayunar y acicalarme salimos a buscar aceite y un lugar donde cambiarlo. 

Encontramos un aceite alemán que se llama liqui moly, compramos 5 litros y al lado de donde lo vendían había un taller de carros, ahí nos dejaron cambiarlo y hasta nos ayudaron.

Cambiando el aceite 

El dueño del taller

Luego de terminar teníamos un almuerzo con alguien de la comunidad de couch surfing que nos quería conocer. Andrey es un profesor de matemáticas que le gusta conocer gente, hablamos un rato largo y nos explicó que hacia además de dar clases, yo no entendía nada pero Pedro estaba muy encarpetado hablando. 
Andrey

La deliciosa pasta carbonara que comimos.


Después del almuerzo volvimos a la casa y nos dedicamos a tensiónar las cadenas y ajustar suspensión. Entre unas y otras se hizo de noche, empacamos y nos fuimos a dormir.



El día 300

Mayo 30, día 300

Este un día especial, no por lo que hice, sino por lo lejos que he llegado en este tiempo. Hoy estuve pensando mucho y especialmente recordando los momentos más bacanos del viaje, recuerdo, como diría una amiga, "de otra vida" la salida de Medellín acompañados por un montón de motos, los abrazos de despedida que di ese día y la gran incertidumbre que tenía. Los recuerdos de los días que siguieron son borrosos, pero los paisajes que conocimos se quedaron en mi memoria, algo mas que me llamo la atención, fue la gente! Especialmente lo diferentes que son a los colombianos, tanto en su forma de ser como en su contextura física, a medida que seguimos al sur esto se volvió extremo y al fin volvimos a "terreno" conocido en Argentina. Luego pasamos a África y este continente que antes parecía lejano y salvaje nos abría las puertas para que lo recorriéramos, la gente acá me gusto mucho! No solo por lo distinta que era sino porque recibieron a un par de colombianos sin echarnos en cara ningún estereotipo que tuvieran de nosotros, sino con una mente abierta y recordándonos a los personajes que dejan en alto el nombre de nuestro país 
 (Falcao, shakira...). También el paisaje y la posibilidad de en cualquier momento encontrarse con un animal exótico ayudo mucho! Así fuimos avanzando poco a poco en dirección norte, cruzamos el Sahara e incluso el Sinaí y los lugares donde jesus hizo su vuelta. 

De tierra santa tomamos un bote hasta la cuna de la civilización occidental -Grecia- y luego de recorrer sus templos y museos seguí en dirección a Turquía. En este país mágico me volví a dar cuenta de lo maravillosa que es mi familia! Puede compartir un mes completo con todos ellos y recorrer a fondo Estambul y Cappadocia. Eventualmente mi madre y mi hermano volaron a casa y nosotros seguimos, pero seguimos en vacaciones!!! Volamos a Moscú y San Petersburgo a aprender de primera mano de la cultura Rusa, que gran decisión fue esta, me enamore de estas ciudades, de su arte, sus palacios, sus iglesias, hasta sus metros son dignos de admiración. Al fin volvimos retomar las motos y en ellas recorrimos el norte de Turquía, las montañas georgianas y el Cáucaso ruso hasta llegar a volgogrado. En esta ciudad viviríamos el mayor ejemplo del orgullo ruso, el día de la victoria, en donde no solo celebran que ellos ganaron la Segunda Guerra Mundial sino que honran a aquellos que cayeron en combate y mas importante agradecen a los pocos veteranos que aún viven.

Después de Volgogrado viramos al este en dirección a Mongolia , en el camino por la inmensa estepa rusa conocí una gran cantidad de gente genial, amable y muy hospitalaria. Finalmente a unos días de cumplir mi sueño de la infancia de ir a Mongolia estoy acá, en una pequeña choza en compañía de otros cuantos soñadores que com nosotros cada día están un poco mas cerca de cumplir su sueño.

Pasando a lo que hice en mi día, me levante tarde, no había afán de nada, nos habían dicho que toda la mañana era para hacer mecánica. Después depararme y  asearme Anna (una de las alemanas) nos pidió una entrevista, como decirle que no ! 



La entrevista 

Al terminar, johanes (quien estaba reparando la moto) dijo que le hacia falta un repuesto, el problema es que había que recorrer 80 kilómetros hasta el siguiente pueblo y en les daba miedo que en una moto de las urales se vararan. Mi papá se ofreció a llevar a alguien de parrillero hasta ese pueblo para que comprara el repuesto, al rato Anna acepto y salieron hacia el pueblo,.
Toda la tarde me dedique a dormir y escribir un poco. Hasta que a eso de las 4 salí a dar una vuelta en moto, al salir vi 3 motos grandes viniendo en mi dirección, les hice señas para que pararan, eran unos alemanes que iban en dirección a Mongolia, les dije que mas adelante en una chocita se estaban quedando unos alemanes que iban de Alemania hasta Estados Unidos en urales, ellos me dijeron que los iban a saludar. Yo maneje otro par de kilómetros y me devolví, al llegar estaban todos hablando de lo que supongo eran sus viajes (estaban hablando alemán).

Las motos de los alemanes.

Esos manes venían todos de Alemania por distintas rutas, Martín 1 y Derek, habían recorrido Iran y Turkmenistán, Martín 2 había recorrido Ucrania y Kazajistán. Que nota de rutas las que tomó esta gente, ojalá las visas, la plata y el tiempo me permita volver por estos lados. Al rato dijeron que andaban buscando un lugar donde dormir y nosotros les ofrecimos que durmieran ahí con nosotros, ellos aceptaron con gusto, pero decidieron armar carpa en vez de dormir en nuestra casita. 

El campamento internacional, 10 personas de 4 nacionalidades distintas. 

Por fin mi papa llego ya muy entrada la tarde, resulta que le toco manejar 120 kilómetros más de lo planeado, en total recorrió 300 kilómetros. Pero encontraron el repuesto que estaban buscando y a un excelente precio, inmediatamente llegaron el mecánico del grupo, johanes, empezó a trabajarle a la moto. El resto de la tarde nos la pasamos hablando y riéndonos de las buenas historias que teníamos para contar, no puedo pensar en una mejor forma de terminar este gran día.   

miércoles, 27 de mayo de 2015

La capital de Siberia

QMayo 25 y 26, días 295 y 296 

Día primero:

Me levante a eso de las 12, seguía mamado de los 700 km del día anterior. Lo primero que hice fue salir a buscar que desayunar, compré unas hojuelas de avena, queso, jamón y pan. Luego del desayuno descansamos un rato largo y a eso de las 3 salimos a buscar pastas de frenos para las motos, solo teníamos un par de repuesto y muchos kilómetros de nada (Mongolia) por delante. Sergey, un amigo de nuestro anfitrión nos hizo el favor de buscar donde las vendían, tomamos el tranvía y llegamos al lugar que nos había dicho. Era un súper almacén lleno de todas las cosas de moto habidas y por haber, desafortunadamente no había ni creatividad ni plata para comprar mas cosas fuera de las pastas, terminamos ahí y volvimos a tomar el tram para el apartamento de Christian (nuestro anfitrión). 

Al llegar; nos dijo que una amiga de el estaba en camino y nos iba a llevar de tour por la cuidad. A la hora llego Elena, una rusa hermosa que había estudiado historia, salimos de una en dirección al metro.


Nada sorprendente como los de Moscú o san petersburgo, pero eficiente y limpio. 


Lo primero bacano que vimos fue este puente para el metro cruzando el río. 

Luego caminamos un rato hasta el parque "donde empezó la cuidad", resulta que novosibirsk fue creada hace 130 años como un hub del transporte de la region ya que por ahí iba a pasar la carrilera del transiberiano, se escogió esta locación porque aquí es donde el gran río Ob es más estrecho. En este parque se encuentra una parte del puente que fue terminado en 1897 sentando las bases para que la ciudad se desarrollará de manera rápida. 
Se observa en el primer plano un pedazo del puente antiguo, atrás el puente nuevo (que esta en uso) 

Luego caminamos un largo rato, pasando edificio tras edificio, todos muy comunistas y feos, ya llegando encontramos esta capilla a san Nicolás, conocido en los bajos círculos como santa clauss.
La capilla fue construida en 1913, después olvidada durante los setenta años de la Unión Soviética y reconstruida en los noventas. 

Para terminar estuvimos en el parque de Lenin, en el centro de este se encuentra el teatro mas grande de Rusia, fuimos a ver si habían entradas pero no había función hasta el 30 de mayo, será quedarnos con las ganas de ver ballet ruso. 

Después de esto, volvimos al apartamento, Christian había hecho comida así que cenamos nos tomamos unas cuantas botellas de vino y a eso de las 12 cada uno se fue a descansar

Día segundo: 

Nos levantamos a eso de las 11, nos arreglamos y estuvimos listos para salir a la 1, Christian nos iba a sacar un rato por la ciudad. Tomamos de nuevo el metro hasta la última estación y nos encontramos con un parque en el que había una exposición permanente de artículos de la Segunda Guerra Mundial. 



El mas bacano fue este tanque T 34 de 1941, este tanque fue el que le permitió a los sovieticos resistir la ofensiva nazi. 


Seguimos caminando en este parquey encontramos una estatua con los héroes de la revolución (creo), por supuesto estaba Lenin, el mas duro de todos. 

Por ultimo había un monumento a los caídos en la gran guerra patriótica, eran cuatro muros de tamaño enorme con miles de nombres cada uno, que impresión esa cantidad de gente, es mucho mas duro verlo así, uno piensa que cada uno de esos "nombres" tenía una familia, padres, hermanos quizá hasta esposa e hijos, más que nunca la guerra me parece que no tiene sentido. 


Por atrás del monumento habían altos relieves con figuras no identificadas.

Al terminar ahí Christian tenía como hambre entonces nos llevo en metro a el otro lado de la ciudad a probar un "chuzo de cerdo" que le gusta mucho. 

El chuzo de cerdo 
Como hacen el chuzo de cerdo. 

Después de terminar volvimos a tomar el metro hasta la casa y nos dedicamos a descansar para afrontar lo que nos esperaba el siguiente día.  


martes, 26 de mayo de 2015

El camino a Novosibirsk

Mayo 24, día 294

Nos levantamos a eso de las 7, arreglamos todo y salimos. Quedamos de encontrarnos con Igor en el pueblo para entregarle las llaves de la casa en donde nos estábamos quedando. 


Luego de despedirnos de Igor, sin más demoras, salimos en dirección a novosibirsk, teníamos que cubrir 650 km. 

A eso de las 11 paramos en una gasolinera a tanquear y comer algo, mi "refrigerio" favorito estos días son unas galletas rusas muy parecidas a las "waffer" de Colombia pero sabor caramelo.





Después de recargar baterías seguimos por otro par de horas, al lado de la carretera notábamos muchos carros parqueados con un signo que decía "рыба" nosotros creyendo que eran unos pancakes Rusos que nos habían recomendado, paramos. En ese punto yo empecé a sospechar que podía ser alguna otra cosa, mas bien saque el traductor -que decepción- lo que estaban vendiendo era pescado crudo.


Muy desanimados por la decepción seguimos otros cuantos kilómetros hasta que encontramos un café. 
 
Pedimos borsh (sopa) con greshka (la cosa cafe, es un grano que comen los rusos). El almuerzo estuvo en exceso bueno y muy animados seguimos otros150 km, paramos a tomar té y a estirar las piernas. Cuando volví a a la moto para seguir la fui a prender y plop, nada ! Sonaba como si la batería estuviera descargada, muy frustrado Sair multo metro y medi la tensión. 12.9 voltios (perfecto), pensé un par de minutos y se me ocurrio que uno de los cables de la batería podía estar suelto. Compartí la información con mi papá y ermpezamos a desarmar, si resultó ser eso y en 15 minutos habíamos vuelto a armar la moto y estábamos listos para seguir. 

Los últimos 100 km fueron aburridos, fríos y con un poco de lluvia. Cuando por fin llegamos a la casa de Christian, la persona que nos esta hospedando, eran las 9 20 pm y estábamos cansados, afortunadamente Christian nos sirvió un plato de comida caliente y luego de hablar un par de horas me fui a dormir. 

sábado, 23 de mayo de 2015

Sur de Rusia

Mayo 19, 20, 21 y 22. Días 289, 290, 291 y 292. 

Día primero: 
Con mucho pesar dejamos la casa de Daria, la meta ese día eran 300 km hasta Kurgan. 


Los primeros 200 km transcurrieron de manera muy calmada, paisaje monótono y un cielo aterrador sentimos que el aguacero se iba a largar en cualquier momento, pero hasta nuestra primera parada llegamos secos ! 

Paramos en un café un rato a comer algo y a hacer tiempo ya que la persona que nos iba a hospedar solo llegaba a su casa a eso de las 6 y apenas eran las 3. Después de una hora de dormitar y comer salimos de nuevo. Llegamos a Kurgan a las 6:30. Nuestra anfitriona era Svetlana, una rusa que lo que mas le gusta en la vida es viajar, nos contó de sus aventuras por Singapur, Portugal, Indonesia... Entre otras. Además nos dio comida ! Unas gachas de avena con mantequilla, bastante buenas aunque algo raras. Con el estomago lleno nos fuimos a dormir!

Día segundo: 
Nos toco levantarnos a las 7:30, muy temprano para mi gusto, pero nuestra anfitriona se tenía que ir temprano entonces ni modo. 


Fuimos por las motos y nos despedimos de ella, la meta de ese día eran 350 km hasta un pueblo que se llama Ishim. 

Salimos de Kurgan en medio de una lluvia suave y muy molesta, el ambiente estaba muy frío y aburridor. Al cabo de 100 km hicimos nuestra primera parada.



Paramos en un café a recargar baterías tomando algo caliente y comiendo unas galletas igualitas a las wafer, al rato seguimos, lo maluco es que seguía lloviendo y no teníamos prospecto de mejora así que duramos menos de 100 kilómetros esta vez, paramos a buscar almuerzo en otro café, es sorprendente la cantidad de cafés que hay cerca a los pueblos, es igualmente sorprendente los pocos que hay entre ellos.

Me comí mi ración diaria de borsh, que delicia ! 

En este café estuvimos casi 2 horas esperando a que declamara la lluvia, pero el clima no mejoro así que seguimos. 

La carretera el resto de la tarde fue aburridora por la falta de cosas que ver y en especial porque el ambiente estaba frío(menos de 10 grados). 

A las 6 de la tarde llegamos a Ishim, Maxim, un motociclista, nos recibió en su casa. Lo increíble de este Man es que no hablaba ni papa de inglés entonces solo nos podíamos comunicar por el traductor de Google. Apenas guardamos las motos nos dijo que nos cambiáramos que íbamos a salir a dar una vuelta, antes de salir nos ofreció un poco de borsh acompañado de tequila ! Y pues como le íbamos a decir que no ! 


Luego de esto nos dio una vuelta por la cuidad, lo único que había para ver era una iglesia ortodoxa.

Pedro y Maxim en la entrada a la iglesia. 

Luego de tremendo tour volvimos a la casa ya si a comer de verdad. La comida fue un gulash de res acompasado con papas al horno,  berracamente simple y bueno, luego de la comida Maxim trato en repetidas ocasiones de darnos más tequila pero con mucha determinación rechazamos esa oferta, teníamos que manejar al otro día. 

Día tercero: 

Nos levantamos y Maxim nos dio desayuno, nada especial. Ese día le habíamos dicho que teníamos que cambiar una llanta, le íbamos a poner una llanta nueva a la moto de mi papa atrás. El nos dijo que nos iba a llevar a un taller donde nos colaboraban con eso, llegamos al taller y les ayudamos a bajar la llanta, luego ellos pusieron la llanta nueva pero nada que eran capaces de poner bien el neumático. 

3 personas para poner un neumático.

En esas se pasaron casi una hora, que sufrimiento para ponerlo. 


Finalmente pusimos de nuevo la llanta en la moto, nos despedimos y tratamos de pagar, no hubo poder humano de que aceptaran plata. Maxim nos acompaño hasta las afueras de la ciudad donde continuamos el camino en dirección a Omsk. 


Durante el día no paso nada interesante, no había nada que ver y solo paramos a almorzar en un café al lado de la carretera.

El almuerzo fue un plato de esto, papas y carne cubiertas con huevo, queso, grasa y quien sabe que mas. 

Ya descansados seguimos y en medio de una brisa suave llegamos a Omsk, la ciudad olía a pantano mojado cochino (mierda). Sin mucha dificultad llegamos a la casa de Igor, un ruso que nos iba a recibir acá, Ahí nos dijo que no nos iba a hospedar en la casa sino en una casita de verano que tiene en las afueras de la ciudad. Llegamos a la casita y lo primero que hicieron fue darnos comida, una sopa georgiana, tenía un muy buen gusto era como una sopa de letras muy espesa y algo picante. 

Al cabo de un rato el man nos dijo que íbamos a hacer una sesión de sauna, yo con ese cansancio, frío y sueño acepte de una. En la casa de verano Igor tiene su propio Sauna ruso, al entrar hay una piecita para uno desvestirse, mi papá paso primero y se quedo en bóxers, el Man lo miro extrañado y le dijo "se va a bañar en ropa?"-si- "que raro", yo miré como raro pero no dije nada, de una me di cuenta de a que se refería Igor, el estaba en bola al lado de nosotros. A continuación le dijo a mi papa que entraran al sauna y me dijo a mi que mecambiara  y que entrara, ya estando ahí yo dije que que bobada y también me desvestí del todo, entré al sauna y ahí estaba Igor diciéndole a mi papa que hoy estaba medio frío, que el ambiente estaba "solo" a 80 grados. Después de sudar un rato salimos a enfriarnos, el ambiente afuera estaba a 8 grados entonces la diferencia de temperatura se siente mucho, pero eso no es nada, nos contó Igor que los rusos mas arrechos salen de los saunas en pleno invierno cuando la temperatura es de -40 grados, mis respetos a esos señores. Volviendo al tema, después de la refrescada era tiempo de el masaje con madera, el masaje resultó se que cojen un ramo de lo que creo es laurel, lo mojan y le empiezan a pegar a uno, se siente como un ardor con cada golpe pero al cabo de un rato se le coje el sabor. Luego de esto la sesión termina con una ducha para quitarse el sudor, una gran experiencia. 

Al rato nos tomamos un té con Igor, el se fue para su casa con su esposa y yo me quede con mi papa charlando un rato y finalmente completamente exausto me fui a dormir. 


Día 4: 

Fui capaz de abrir los ojos a las 11 de la mañana, me levanté desayune algo y salimos para el pueblo, teníamos que comprar agua de batería. Paramos en la primera bomba que vimos, con tan. Ir a suerte que ahí la vendían, procedimos a devolvernos para la casa pero vimos un café en el camino y paramos a tomar algo de té y quemar tiempo. 

En el café estuvimos 3 horas, no es que tuviéramos mucho para hacer en la casa. Al volver a la casa desarmamos mi moto y rellenamos el liquido de batería, luego sacamos los filtros de aire y los lavamos. Mientras hacíamos esto llego Igor, su señora y su hermano.


El desbarate 



Ellos tenían planes de hacer comida especial para nosotros y nosotros les ayudamos a prepararla (por ayudamos quiero decir que los miramos de cerca). En esas me dijo el hermano de Igor que el sauna estaba caliente que si me quería meter, yo le dije que de una y estuve ahí relajado un rato , el ambiente hoy estaba a 90 grados, que infierno. Al rato me llamaron s comer entonces me tocó salirme.  

Con Max el hermano de Igor 

La comida estuvo muy buena, carne de cerdo asada en una salsa de cebolla, pan y vodka. 


Después de comer estuvimos charlando otro rato y de nuevo ellos se fueron para la casa y nosotros nos fuimos a descansar. 




martes, 19 de mayo de 2015

Chelyabinsk

Mayo 18, día 288 

Mi sueño se vio interrumpido a las 7:50 am por Daria, la persona que nos estaba hospedando, resulta que teníamos que ir a recoger las motos en el lugar que las guardaban de noche, no me quedo muy claro porque pero había que hacerlo, fuimos movimos las motos para el frente del edificio y vovi a dormir, a eso de las 11 fui capaz de levantarme. Desayuné y no recuerdo muy bien en que ocupe las siguientes 3 horas, el caso es que a las 3 pm Daria nos dijo que saliéramos a dar una vuelta por la ciudad. 

Tomamos un bus increíblemente parecido a cualquier bus promedio de colombia, con la diferencia que el precio era mucho menor (aproximadamente 800 pesos por persona). Al cabo de 30 minutos nos bajamos del bus y empezamos el recorrido a pie por la ciudad. 

Chelyabinsk es reconocido por varias cosas pero estas dos me llamaron la atención, primero porque tenía un alcalde loco por las fuentes y mando a hacer un montón en la ciudad, la epítome de esa locura fue una fuente en la mitad del río que atraviesa el centro. La segunda es que en esta ciudad cayó un meteorito enorme en 2013, se estima que al entrar a la atmósfera pesaba 13000 toneladas, además alcanzó una velocidad de Mach 40 y la velocidad de impacto fue de Mach 0.6, estuvieron como de buenas que el pedazo principal del asteroide impacto un lago congelado y no el centro de la ciudad, eso si, la onda de choque dañó 7200 edificios y aporreo un resto de gente. 

La fuente en el río 

Este es el museo de la region, acá esta el meteorito, pero no habían ánimos para entrar. 

Seguimos caminando y nos encontramos con una estatua dedicada a los maestros, no me canso de repetir que sería muy bacano (y bueno para el país) que en Colombia los quisieran igual. 


Como en toda ciudad rusa medio importante hay un monumento que conmemora la victoria sobre los facistas alemanes. 


También hay una escultura de unos dromedarios, el animal que representa esta región, lo curioso es que actualmente no hay ninguno acá! Pero es representativo porque en tiempos inmemoriales por lo que hoy es Chelyabinsk pasaban caravanas de camellos provenientes de Oriente que se dirigían a la parte europea de este país.

Una de las cosas que hay que ver aquí es una estatua enorme de Lenin, lo único increíble de ella es el tamaño. 

En ese punto, ya estábamos cansados y mas importante, hambriaos, entonces Daria nos dijo que fuéramos a comer algo, nos recomendó una pizzería que dijo era buena, barata y mucha ! Yo estabas esperando que nos llevará a un lugar tradicional ruso pero ya que llevamos comiendo mucha comida rusa estas dos semanas algo mas internacional/chatarra también se agradece. 

La pizza. 

Ya con la barriga llena fuimos a recorrer el resto de la ciudad, lo primero fue "la esfera del amor" una construcción en donde van normalmente los recién casados, se toman fotos y dejan un candado sellando su amor. 

La esfera del amor. 

De ahí seguimos caminando en dirección a la calle de las universidades, como se pueden imaginar es una calle llena de universidades. La que mas me llamó la atención fue esta, 

Se le nota la arquitectura comunista. 

Para rematar el día Daria nos llevó a un parque muy bonito que hay en el centro de la ciudad, siento que en Colombia faltan estos espacios verdes gratuitos para uno irse a relajar, pasear, integrarse y respirar algo de aire fresco, ojalá se logre esto con los parques del río en Medellín. 



Después de pasear un rato por el parque decidimos que había sido suficiente turismo y nos dispusimos a ir a la parada de bus, en ese momento noté que Daria estaba caminando como raro, resultó que estaba estrenando zapatos y eran lo mas incomodos del mundo, que pesar, increíble que se los haya aguantado 5 horas para podernos mostrar su ciudad, que amor de persona. 

Con Daria

Al llegar a la casa, nos quitamos los zapatos, la pobre Daria dio un grito de alegría y como si lo que había hecho todo el día fuera poco se ofreció a hacer la comida, aceptamos y ella cocinó unos spaghetti son queso deliciosos. 

Después de comer, mi papá se puso a ver una película y yo me puse a escribir. Ya por la noche me fui a dormir contento de la vida y especialmente contento con la gente tan bacana que uno conoce en couchsurfing