sábado, 18 de abril de 2015

Hasta pronto Rusia

Que más pues. Ya llevamos en Rusia dos semanas, la primera semana estuvimos en Moscú, ciudad que nos recibió con un frío aterrador para nuestros gustos tropicales, sin embargo la pasamos de maravilla. Por un lado tuvimos la gran fortuna de quedarnos con una familia rusa en un vecindario ruso que data de la era soviética, la zona estaba llena de grandes edificios de unos 6 pisos y 4 apartamentos por piso, techos altos, calefacción central, grandes puertas de madera, doble puerta para entrar, grandes percheros en la entrada, armario para zapatos ya que se andaba en pantuflas adentro, cuarto con un piano, paredes tapizadas pero un poco deterioradas, en general al apartamento se le notaba que le pesaban los años, eso sí, estaba muy limpio. Y por otro lado la ciudad estuvo magnifica, con su gigantesco metro (más de 375 km), sus enormes avenidas, su plaza roja, el Kremlin, sus catedrales, sus museos, la calle Arbat, el centro comercial GUM, sus grandes monumentos, su encantadora arquitectura, en fin todo a lo ruso: Gigante. Pasamos una semana estupenda allí. El sábado volamos a San Petersburgo, antigua capital de Rusia, de nuevo el clima estaba muy frío aunque sin nieve esta vez. Sorprendidos por su gran metro y su sistema publico de transporte que funciona de maravilla. Caminamos por el centro, sus canales, visitamos el museo Ruso y el Hermitage, donde nos reconciliamos con el arte, fue una experiencia muy enriquecedora ver a Rusia y al mundo desde la sensibilidad de los grandes artistas del mundo. Y ver las dimensiones y opulencia de los palacios de Invierno y Peterhof es sobrecogedor y te hace cuestionar sobre la utilidad de todo eso. Y finalmente, mañana domingo volaremos a Estanbul, donde estaremos el lunes y el martes organizando la compra de unos seguros, un impermeable para Daniel y tomaremos las fotos en los sitios representativos con las motos, de tal forma que logremos continuar el próximo miércoles. Les cuento que se llegó la hora de vender camisetas y pegatinas ya que los fondos pronto tocarán el fondo. Una camiseta y tres pegatinas valen 47.000 pesos, se debe hacer una consignación o traslado a la cuenta de Daniel, y se la enviamos a cualquier ciudad principal de Colombia. Así que les pido el favor de que me ayuden a difundir este mensaje a partir del miércoles, que será el día que reemprendamos el viaje. Esto es más barato que ir a cine, pues les queda la camiseta y pueden disfrutar de nuestra aventura otros seis meses. Y si les ha gustado lo que hemos hecho en la primera parte del viaje, pues con mayor razón. Además se la pueden regalar a un amigo y por 2000 pesos más se la enviamos en papel de regalo. Saludos.