martes, 10 de marzo de 2015

Adios Grecia

Al salir de Grecia, en el puesto fronterizo, el oficial encargado de revisar los pasaportes nos dijo que había un problema con nuestros documentos, que por favor lo acompañáramos donde el jefe, que nos habíamos quedado en el país más de lo permitido. El asunto es que en toda África manejan el concepto de que la validez de la visa es para ingresar al país y a partir de ahí, cuando ingresas, te de dan un determinado número de días para estar en el país. Pues así mismo entendimos que funcionaba con Grecia, pero resulta que no. Nuestra visa expiraba el 2 de marzo, nosotros entramos el 28 de febrero y salimos el 7 de marzo.
Así que ingresamos y esperamos algo así como una hora a que nos atendiera el encargado, nos hizo entrar a su oficina y nos explicó que habíamos usado mal la visa y nos habíamos quedado más de lo permitido, que lo que tenía que hacer era imponernos una multa de 600 euros a cada uno. Cuando dijo eso de una empecé a sudar frío y a hablar sin tener idea de como iba a hacer para pagar toda esa plata y el contratiempo tan infinitamente grande que eso iba a causar en nuestras ya debilitadas finanzas. Fue tanta mi angustia, que Daniel al ver mi cara de sufrimiento se percató que yo estaba preocupado por sacar ese mundo de plata, y de una manera muy amable me interrumpió y dijo: --"pero eso no hay que pagarla, cierto", entre tanto yo pensaba que Daniel si era muy inocente, que claro que había que pagarla, pues o sino para que son las multas pues. Pero el oficial inmediatamente confirmó que la multa se hacia efectiva solo si regresábamos a Grecia antes de 4 años. Yo sentí que me había ganado una rifa, que había encontrado plata en un bolsillo, que nos habían aplazado un examen para el que no había estudiado, en fin, eso fue una alegría muy berraca.
Después de salir, Daniel me explicó que él había leído que así era que funcionaban las multas por mal uso de la visa no solo en Europa sino en la mayoría de los países. ¡Hay que leer! ¡hay que leer!.
Despues de eso, el ingreso a Turquía fue el más rápido del mundo, y a seguir por otros 60 km, en medio del agua, el viento y el frío.
Saludos.