sábado, 27 de diciembre de 2014

27 de diciembre, Uyole

¡Que más pues campeón!

Mira pues nuestra historia desde Lusaka. El martes Daniel término de escribir sus ensayos al medio día, y salimos como a las dos rumbo a Chawa a 250 km, pero resulta que estábamos tanquiando y cuando fui a prender mi moto esta no prendió, después de un rato la logramos prender y me fui para el mecánico para revisar que pasaba, pues me daba susto seguir en ella así. Tal como Daniel lo sospecho, sólo era que le faltaba ácido a la batería, pero ya terminamos de organizarla como a eso de las 5, así que ese día nos quedamos donde un couchsurfer ahí en Lusaka, nos toco esperarlo en un centro comercial como tres horas y al final apareció como a las 9:30 pm. ¡Como te parece que ese señor ha alojado a más de 500 visitantes de Couchsurfing!.

El miércoles salimos temprano e hicimos algo así como 550 km, ya como a las 6 de la tarde paramos para buscar donde dormir y pedimos en una casa, al lado de la carretera, que nos dejarán armar la carpa y ahí nos quedamos, y nos ofrecieron su fuego para cocinar, así que estuvimos con ellos un par de horas en la cocina y al final nos invitaron a Nshima y pescado cocido y compartimos con ellos un bien rato.

Al día siguiente, madrugamos hacia el lago Tanganica, fueron otros 550 km, nos quedamos en un camping, nos bañamos con agua caliente y nos estregamos muy bien el mugrero que teníamos. 
 
Ayer viernes madrugamos al lago y nos nadamos en él un rato, la idea es que al final del viaje voy a poder decir que he nadado en los dos lagos más grandes del mundo, el otro es el Baikal en Rusia (ese es el más grande por volumen). Después ahí mismo en el lago hicimos la diligencia de la salida de las motos de Zambia, y nos dirigimos a Mbela para hacer la salida nuestra, pero cuando llegamos a la oficina de Inmigración estaba cerrada y debimos llamar por teléfono al funcionario para que fuera a sellar nuestros pasaportes. Después de esperarlo media hora, nos selló los pasaportes y nos dirigimos a la frontera por una carretera de tierra amarilla y húmeda. En la frontera presentamos los carnets de paso por aduana y nos abrieron la reja y de una para Tanzania, donde nos tomo media hora el papeleo.  Continuamos hacia Sumbuwanga por unos 40 km por destapao.  A unos 20 minutos de dejar la frontera, paramos a comernos unos sanduches de frijoles, y de la nada empezaron a salir niños de todos lados, ninguno hablaba inglés, así que no nos entendimos nada, pero fue muy bacano ya que nos trajeron unas nueces parecidas a maní para que comiéramos y nosotros les compartimos unas galletas. En fin, como a eso de las 5 llegamos al pavimento, y en ese momento también llegó la lluvia, nos pusimos los impermeables pero no nos atrevimos a arrancar, jamás había visto llover tan duro, esperamos como unos 15 minutos a que pasara ese torrencial y ahí sí continuamos. Tan pronto atravesamos el aguacero paramos a pedir en unas casas al borde de la carretera que por favor nos permitieran armar la carpa, en la tercera casa que preguntamos la pudimos poner dentro de una construcción bajo techo, y quedamos muy bien cubiertos.

Hoy salimos temprano, compramos una SimCard en Sumbawanga, retiramos dinero de un cajero y seguimos hacia Uyole.  De lo que llevamos en Tanzania, te puedo decir que esta gente tiene mucho más agricultura que Zambia, pues es la misma tierra, pero tan prono entras en Tanzania empiezas a ver grandes extensiones de tierra cultivada y no bosque como se veía en Zambia.  Además a lo largo de la carretera, por lo menos por los 300 km que llevamos conduciendo acá, siempre encuentras casas y villas, está muy poblado. Respecto a las motos, te cuento que acá hay luchas motos pequeñas y muchos moto taxis como los que se encuentran en Perú, y cuando digo muchos es MUCHOS. 

Hoy nos estamos quedando en una fundación maravillosa, tienen 30 niños huérfanos, dos de ellos ya van a la universidad, ayudan a familias con técnicas de agricultura y están muy enfocados en educación. Inicialmente nos íbamos a quedar acá por una noche, pero creo que estaremos por lo menos unos dos días.

Saludos y te quiero mucho




Acá pasamos Navidad.

Hacia la frontera entre Zambia y Tanzania.